sábado, 13 de noviembre de 2010

Cómo no crear un delincuente. Es responsabilidad de todos.

La reinserción

Sin duda alguna cualquier persona, en un momento determinado de su vida como consecuencia de la deriva personal o por el ámbito social en el que se desarrolla, puede encontrarse en situaciones en las que se vea privado de libertad por conductas antisociales que son sancionadas con el ingreso en centros penitenciarios. El hecho de estar recluido en uno de esos centros no supone para nada el agotamiento del individuo para la sociedad; al contrario, supone que con ayuda y orientación se consiga superar esa fase y se pueda reintegrar como un miembro más una vez pagada su deuda con la sociedad.