domingo, 28 de noviembre de 2010

Tolerancia

Los centros penitenciarios se encargan de someter a cada individuo a un regimen disciplinario, y los educadores sociales son los más adecuados para valorar  el comportamiento de cada uno de ellos. ¿por qué tengo yo que tomar represarias contra esas personas una vez pagada su deuda con la sociedad?
Aprendamos a verles como uno más, demosle la oportunidad para congraciarse con la sociedad ya que ésta no tiene por qué condicionarle su futuro.
Aprendamos a ser TOLERANTES.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Inserción social. Ser parte de la sociedad.

Ser parte de la sociedad significa tener capacidad para influir y disposición para participar en el entorno social con el objetivo de mejorar la propia calidad y la de su comunidad. Significa el disfrute de los derechos sociales y oportunidades vitales fundamentales, en definitiva, tener posibilidad del ejercicio del derecho de ciudadanía.
Inserción es un estado definido por la cantidad y calidad de participación de la persona en su entorno en general.
Las acciones para estimular la incorporación tienen que ver con facilitar a las personas aquello que les es imprescindible para ser parte de la vida colectiva y en posibilitar que puedan aportar algo al resto de la sociedad. Estas acciones tienen también que ir orientadas a hacer posible que la comunidad contribuya a ello. Tienen que ver con el trabajo y la negociación para que todas las personas o grupos puedan construirse un lugar en la comunidad, realizando funciones

domingo, 21 de noviembre de 2010

El olor de la esperanza

La vida en la cárcel no es facíl. Por tanto, si hay que invertir en esfuerzos es para lograr que la experiencia de reclusión sirva para la posterior reinserción de la persona, porque la reiserción es posible. Para ello hay que romper muchos tabúes, empezando por valorar a los profesionales que trabajan el las prisiones entre los que cabe destacar a los educadores sociales, los cuales ya han superado la época franquista. Si queremos mejorar la sociedad no podemos olvidar las cárceles. Aunque pueda parecer utópico, estoy segura que la esperanza también tiene olor y este es el mejor antídoto contra el miedo y el fracaso de los privados de la libertad.

El vuelo libre

En el desarrollo de la educación social se aborda la figura del educador en el ámbito penitenciario; el ser humano nace libre y pierde su libertad cuando infringe las normas de convivencia de un Estado y se penaliza al individuo de acuerdo a las leyes. Una  de las funciones del educador es trabajar para su reinserción.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Cómo no crear un delincuente. Es responsabilidad de todos.

La reinserción

Sin duda alguna cualquier persona, en un momento determinado de su vida como consecuencia de la deriva personal o por el ámbito social en el que se desarrolla, puede encontrarse en situaciones en las que se vea privado de libertad por conductas antisociales que son sancionadas con el ingreso en centros penitenciarios. El hecho de estar recluido en uno de esos centros no supone para nada el agotamiento del individuo para la sociedad; al contrario, supone que con ayuda y orientación se consiga superar esa fase y se pueda reintegrar como un miembro más una vez pagada su deuda con la sociedad.